Puente Bizkaia – La Pasarela Superior


Puente Bizkaia (el conocido como Puente Colgante llamado aún siendo una barquilla colgada de unos cables…) unión de Getxo y Portugalete sobre la ría del Nervión (río Ibaizabal…), principio o final de la ría hacia el mar Cantábrico. El tráfico marítimo de la ría no podía cortarse o detenerse, así que se ideó una forma de unión sin interrupción del tráfico de barcos, era necesario también que la altura fuera suficiente para el paso de los veleros, barcos mercantes, etc.Fotos del Puente Bizkaia hay miles, así que esta entrada está dedicada a la pasarela superior, se accede desde ascensores panorámicos en las dos torres de los extremos. El recorrido se puede realizar indistintamente en los dos sentidos.

El Puente Bizkaia es el resultado final de la fusión de dos tecnologías: la ingeniería de puentes colgados de cables (desarrollada a mediados del siglo XIX), y la técnica de vehículos mecánicos accionados con máquinas de vapor.

Los avances tecnológicos de la arquitectura del hierro y el ferrocarril crean una belleza capaz de solucionar las necesidades del transporte de viajeros adaptándose a un lugar de orografía difícil y con complejos problemas de tráfico naval.

Primer puente transbordador de estructura metálica construido en el mundo. Las barquillas han sido cambiadas en varias ocasiones. Durante la guerra civil para contener el avance militar, se dinamitó la pasarela superior y la barquilla calló a la ría.

El ingeniero Alberto de Palacio y el constructor Ferdinad Arnodin plantearon la construcción del Puente Bizkaia en 1888. Uso práctico de la tecnología al servicio de las necesidades  fueron los rasgos propios de la modernidad que inspiraron su proyecto y que quedaron expresados en el Puente con un lenguaje de vanguardia y elegancia monumental.

Una vez se obtuvo la aprobación del Ministerio de Fomento el proyecto está avanzado. La concesión se dicta con fecha 12 de febrero de 1890, en tres meses se constituiría la sociedad M. A. de Palacio y Cía., constructora y primera concesionaria de la obra.

La construcción del Puente fue financiada por un grupo de pequeños empresarios locales dirigidos por Santos López de Letona, un industrial enriquecido en Méjico en el sector de las manufacturas textiles. El Puente nació como fruto de una iniciativa privada para atender a la demanda del medio millón de pasajeros que entonces cruzaban la Ría cada año en barcos de remos. Hoy sigue siendo una empresa privada, pero con más de trescientos viajes de transbordo diario y alcanza una media anual de cuatro millones de peatones y medio millón de vehículos transportados.

La Guerra Civil Española estalló en 1936, y el Puente contempló asombrado los crueles acontecimientos en los que se encontraban sumidos sus vecinos. Durante varios bombardeos es alcanzado, aunque sin sufrir daños fatales.

Finalmente, en junio de 1937, ante la inminencia de la llegada de las tropas nacionales, el Batallón de Ingenieros del Ejercito del Norte recibe orden de destruir todos los medios que permitiesen cruzar el Nervión, con el objeto de dificultar el avance de las tropas de Franco. En la madrugada de ese 17 de junio, una explosión destruye el travesaño principal que se precipitó a las aguas de la Ría.

El 28 de julio de 1893 se inauguraba el Puente Bizkaia, un transbordador que unía las poblaciones de Las Arenas, en la margen derecha de la ría de Bilbao, y Portugalete, en la margen izquierda. La mole de hierro, testimonio soberbio de la importante industrialización vizcaína de finales del siglo XIX, desafiaba el temporal de ese día. Sus 400.000 remaches sobre piezas de acero y sus 4 torres de 51 metros de altura –dos en cada margen– resistían los golpes del viento, ayudadas por 8 cables metálicos. Un tablero de 160 metros de longitud, que se alza a 45 metros de altura sobre el estuario uniendo los dos núcleos de población, simbolizaba el triunfo del hombre y su tecnología sobre la adversidad de la naturaleza y sobre la dificultad de levantar una obra faraónica.

Inauguración La barquilla de transporte llevó gente durante todo el día tras la misa celebrada a bordo para bendecir la obra. Disfrutaban del nuevo monumento sin saber que se convertiría, con los años, en parte del paisaje natural de la desembocadura de la ría de Bilbao. Una estructura que, a excepción de la barquilla y algunos retoques en 1999 durante la última remodelación, ha permanecido igual a lo largo de todo el siglo XX. Era el primer puente colgante transbordador de todo el planeta.

La inauguración oficial del Puente Bizkaia tuvo lugar un 28 de Julio de 1893, tras algo más de tres años del comienzo de las obras.

Las entradas se pueden adquirir desde los dos lados del puente. Se recomienda también hacer el viaje en la barquilla. El horario de la baquilla es ininterrumpido durante todo el día y todos los días del año. El horario nocturno desde Noviembre a Mayo debe ser consultado.En la primera Junta de Accionistas Don Alberto de Palacio transmitió su planteamiento de varios proyectos complementarios que fueron recibidos por el consenso. Entre ellos se encontraba la habilitación de la pasarela central para permitir el transito peatonal, así como la puesta en servicio de ascensores con vistas panorámicas privilegiadas. Más de un siglo después, la sociedad El Transbordador de Vizcaya, actual concesionaria, convirtió algunos de los sueños en realidad.

Comienzan las obras un 10 de abril de 1890 en la margen de Portugalete. El contratista fue el Sr. Arnodín, a quien Don Alberto Palacio seleccionó tras la trágica desaparición del primero, el Sr. Alonso, que no llegó a comenzar las obras.

Las primeras acciones se centran en la prospección del terreno. Problemático para la obra por su naturaleza arenosa; el emplazamiento elegido había sido no mucho tiempo atrás una playa.

Subsanados los contratiempos que se produjeron en la preparación del terreno, las obras continúan a un ritmo acelerado. Concluidas las excavaciones se prosigue con las cimentaciones, sobre las que se colocan las torres izadas a tramos con la ayuda de un andamiaje de madera. Las uniones de la estructura metálica que, inicialmente, se armó con pernos es finalmente sustituida por remaches; aún quedaban muy lejos los tiempos de la soldadura.

Terminadas completamente las torres se instalan los vientos y contra-vientos, dando paso al montaje del tablero o vigas que, apoyadas sobre las torres, unían ambas márgenes.

El montaje se realizó igualmente a tramos, que desde una gabarra eran izados a su ubicación definitiva. Esta parte de la obra fue, según las crónicas de la construcción, la de mayor complejidad

El sueño se convertía en realidad ante los ojos de los atónitos vecinos, y el orgullo ilusionado del equipo constructor, especialmente de D. Alberto Palacio. La estructura del joven puente se alza protectora y desde su altura, hasta entonces inalcanzada, divisa el paisaje. Aún ignoraba que el futuro le haría testigo excepcional de los grandes cambios que vendrían. Con la estructura principal prácticamente acabada es el momento de construir la barquilla que trasladase al pasaje.

La barquilla original estaba construida con tablones, disponiendo de refuerzos de chapa en los anclajes a los cables de suspensión. Era una época de marcadas diferencias sociales y el Puente no pudo ser ajeno a ello; disponía de dos clases de pasaje en la barquilla, separadas por una red. Los pasajeros de primera disfrutaban de tres filas de bancos cubiertos, situados a ambos lados de la barquilla, mientras que los de segunda debían compartir la parte central descubierta con carruajes, mercancías y ganado.

Las obras habían concluido, y lo que no mucho tiempo atrás había sido un proyecto de viabilidad cuestionada, incluso por sus propios promotores, era ya una realidad.

La barquilla fue cargada con 26 toneladas que, junto a su peso, sumaban 40 toneladas, esto es cuatro veces el peso normal de la carga máxima de funcionamiento. En estas condiciones se efectuaron varios viajes a diferentes velocidades para comprobar el comportamiento de la nueva construcción.

El Puente Bizkaia es el primer puente colgante con vehículo transbordador del mundo. Como tal es, asimismo, padre de una saga de más de veinte artefactos similares que proliferaron por Europa, África y América durante el primer tercio el siglo XIX. Todavía hoy, nueve de sus descendientes se mantienen en pie, aunque muchos no funcionan.

En Francia fue donde más puentes de este tipo se armaron, pues el constructor del Puente Bizkaia, Ferdinand Arnodin, explotó con éxito la patente original en sus principales puertos, como Bizerta (Túnez), Rouen, Burdeos, Nantes, Marsella o Brest. Todos ellos fueros desmontados, dinamitados o bombardeados en tiempo de guerra y hoy únicamente se mantiene en uso el de Rochefort-Martrou, construido en 1900.

En Inglaterra de construyeron cinco, y tres han desaparecido. El de Newport, inaugurado en 1906, todavía presta servicio. Por su lado, de los tres puentes transbordadores alemanes, dos están en pie y uno de ellos, el de Osten, funcionando. En América también se construyeron este tipo de puentes, pero sólo ha sobrevivido en funcionamiento el del barrio bonaerense de La Boca, en Argentina. El puente Sky Ride de Chicago fue demolido, lo mismo que el Puente Alejandrino de Río de Janeiro.

Anuncios

Acerca de franerandio

No dejo de aprender día a día.
Esta entrada fue publicada en Históricos, Varios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Puente Bizkaia – La Pasarela Superior

  1. Pingback: Franco Española de Cables y Alambres | Fran J. García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s