Cuando el tranvía pasaba por Erandio


Extracto del artículo “Cuando por Erandio pasaba el tranvía…“, del Blog “historiasdeerandio” del autor Jorge González.

Lo primero es agradecer a Jorge su gran trabajo y dedicación a la historia de Erandio plasmado en el blog.

(Las fotografías sacadas del grupo de facebook Memorias de Erandio)

Paso del tranvía por Altzaga inundado

Fueron varios lustros los que por Erandio estuvo pasando el tranvía, que nació como una consecuencia más de la industrialización que empezaba a vivir la provincia de Bizkaia, a partir del último cuarto del S.XIX.
Bilbao aparecerá como un centro neurálgico en el que confluían varias líneas de tranvía, en la zona del Arenal, entre la que se encontrará la que iba desde Sendeja en Bilbao, hasta Las Arenas, por toda la margen derecha de la ría. El tranvía irá dejando a un lado los carruajes, ya que no satisfacían las demandas de la población, que estaba creciendo exponencialmente, si bien los primeros tranvías serían de tracción animal, los llamados “tranvías de sangre”.

La inauguración del tranvía que pasará por primera vez por Erandio se producirá el 9 de noviembre de 1877, un tranvía de tracción animal que discurría por la carretera paralela a la ría, el camino de la sirga. Tras estudiar varios proyectos, se dará la concesión del tranvía a Juan Manuel Morales y Juan González Lavín, pero muy poco después el negocio del tranvía será transferido a cuatro socios que disponían intereses inmobiliarios en la zona de Las Arenas, estos eran los hermanos Juan y Emilio Amman, Juan de Aburto Azaola y Eusebio García Lejárraga, que formaron la Compañía del Tranvía de Bilbao a Las Arenas y Algorta. Con el tranvía de tracción animal se ganaba en seguridad, en confort y en la capacidad para trasladar a la población, si bien tenía otros inconvenientes como el hecho de que cada tiro de caballos sólo podía trabajar de 4 a 5 horas, con lo que había que tener cierta logística relacionada con establos, cambios de animal, personal de mantenimiento. Otro de los inconvenientes era la suciedad que causaban por las calles las orinas y el estiércol de los caballos. En cualquier caso el éxito va a ser muy rápido, y ya se solicitará al Ministerio de Fomento en 1881 permiso para levantar una segunda vía y extenderlo, en 1891, hasta la Iglesia de San Nicolás, en Algorta.

Vías del tranvía cruzando el puente de Lutxana

La margen derecha fue la primera en disponer un tranvía de tracción animal, ya que había varios intereses entremezclados. En este sentido, el tráfico derivado la industrialización, con los fondeaderos, astilleros existentes y otros centros industriales, se va a entremezclar con los intereses  de desplazamiento de los residentes de zonas como Campo Volantín, Castaños o Matiko, y con el hecho de facilitar el acceso de buena parte de la burguesía que se dirigía a las Arenas, que se convertirá con el paso de los años en un área de esparcimiento estival y recreo de las élites de la capital. Todo estaba informado en unos carteles, en donde se recogían los horarios y ciertos servicios especiales, más caros, que normalmente se ponían con objeto de la llegada de la temporada de playas, pero también con acontecimientos culturales, como fiestas, corridas de toros, u obras de teatro, así como servicios de mercancías. Los horarios de las estaciones o apeaderos donde estaban este tipo de carteles hacían referencias a las salidas de Bilbao a Las Arenas, Algorta, pero también Desierto (Altzaga).

De lunes a viernes, por ejemplo, en abril de 1897, la primera salida del tranvía que pasaba por Altzaga se producía a las 5:10 de la mañana y la última a las 20:00. Por el contrario el primer tranvía que llegaba a Altzaga, desde Algorta, era el de las 5:55, y el último a las 8:45. De lunes a viernes eran sobre todo trabajadores que iba a las fábricas, los que más se movían en el tranvía. Los domingos y festivos las últimas salidas de los tranvías solían hacerse más tarde que los días de diario, pero casi nunca más tarde de las 21:00. Si bien en Erandio, la estación con más número de usuarios era la de Desierto, existían otos apeaderos a lo largo del pueblo entre el de Lutxana y el de Axpe.

Además de los horarios para los viajeros, en los carteles se podía leer información relativa al tráfico de mercancías, en las que entre otras cosas se señalaba cómo tenías que pagar por ellas, siempre 15 minutos antes de la salida del propio tranvía, ya que el despacho quedaba cerrado. También la propia compañía podía llegar a alquilar carruajes y vagones, siempre que se cumpliera unos requisitos.Este servicio de alquiler será usado sobre todo por ciertas empresas que tenían que llevar material o darle salida, así como por algunos miembros de la burguesía.

El trayecto del tranvía constaba de 4 secciones, por lo que el precio del viaje variaba de si se hacía el trayecto de una sección, dos, tres o las cuatro. De este modo, el precio ordinario podía valer entre 20 y 45 céntimos de la época, si bien es cierto que existían bonos de varios viajes para que pudiera salir un poco más barato, así como otros condicionantes como el exceso de equipaje, el llevar perros (si eran grandes o si podían llevarse en el regazo), los niños menores de 6 años, etc…

Con el continuo tráfico de tranvías, carruajes entre las personas que trabajaban en toda la zona fabril, serán habituales que se produzcan accidentes y atropellos. En Erandio la situación llegará a un punto en que en los albores del s.XX, se organicen protestas y mítines por parte de republicanos y de los socialistas, censurando la actitud de la Compañía del Tranvía, así como de las autoridades para con esta, de tal modo que se llegará a pedir al gobernador provincial que se obligara a los tranvías a llevar salvavidas, que cuando pasara por la zona de Desierto fueran a la velocidad del paseo de una persona, que no llevarán remolques que solían descarrilar o que cuidaran el contacto con el suelo por medio de aisladores que sostuvieran los cables desnudos, que solía haber. La cantidad de accidentes del tranvía prácticamente durante toda su época de existencia fue muy notable.

Con la aparición de nuevos vehículos de transporte, en los años 50 el tranvía irá quedando relegado  a un segundo plano, hasta que la línea acabe por desaparecer.

Tranvía enfrente de la fábrica de pinturas de Lutxana (Erandio).

Enlace al blog historiasdeerandio

Anuncios

Acerca de franerandio

No dejo de aprender día a día.
Esta entrada fue publicada en Ferrocarriles Abandonados, Históricos, UTs eléctricas y tranvías y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s