Obstáculos en la ría de Bilbao, y el oficio de la Sirga


Extractos del Blog: Historias de Erandio (agradecimientos por textos e imágenes)

Los obstáculos de la roca del Fraile y la curva de Axpe solucionados por Churruca:

La ría del Nervión que hoy conocemos es muy distinta a la ría de tiempos medievales, más remotos, en donde las gentes que cursaban el cauce tenían serios obstáculos, tanto para entrar desde el puerto del Abra como para salir desde el mercado de Bilbao. El comercio que fluía por sus aguas era muy complicado, las masas de cantos rodados y sedimentos, conocidos como churros, llegaban a limitar mucho el tráfico que podía darse en la ría, así había que tener en cuenta el calado de las embarcaciones, así como las mareas que se manifestaban más allá del actual barrio de La Peña.

Eran numerosos los tramos de la ría en donde las embarcaciones podían tener serios problemas. En este sentido, había que tener cuidado con la curva de Elorrieta, los arenales de Sestao y la barra de Portugalete. Pero también eran  tramos donde había que tener mucha precaución los de la curva de Axpe, con esa peligrosa roca, que le llamaba El Fraile, que sobresalía cuando la marea era baja.

Las crónicas que hacen referencia a estos obstáculos y la dificultad de navegabilidad por la ría, son constantes prácticamente hasta finales del S.XIX. Así, ya en 1630, bajo una orden directa de Felipe IV, se procedió a balizar la zona de la roca del Fraile para evitar los numerosos encallamientos que sufrían las embarcaciones por su paso, ya que se avisaba del peligro que había en esa zona.

Durante muchos años, la curva de Axpe, con los numerosos sedimentos que se concentraban, era una zona de difícil navegación. Tendrá que ser a partir de 1877, cuando Evaristo de Churruca es nombrado director de la Junta de Obras del Puerto, cuando se empiece a trabajar de forma más intensa por mejorar la navegabilidad de la ría, y solucionar los problemas que existían desde tiempos remotos. La era industrial estaba llegando y el transporte de mercancías por barco, en el que se exportaba el mineral de hierro de los yacimientos mineros, así como las diversas materias primas que pasaban por Bilbao, debían de tener una fácil fluidez.

Evaristo de Churruca en 1880 redactó el Proyecto de Mejora de la Navegabilidad de la Ría, en donde plasmaba ciertas soluciones para los obstáculos. En cuanto a los relacionados con la ribera de Erandio, en 1882 se adoptaría la solución de usar la roca del fraile como parte de un dique de encauzamiento de 540 metros con boyas de amarre, apareciendo así la dársena de Axpe. Churruca de esta forma conseguía suavizar la curva de Axpe, y encauzaba esta parte de la ría que tantos quebraderos de cabeza habían causado a los navegantes.


El oficio de la sirga

Las sirgas eran las cuerdas con la que se arrastraban las embarcaciones por la ría del Nervión desde la Edad Media hasta que comenzó la Era Industrial en Bizkaia.

Apenas hay estudios y referencias sobre este oficio que en Erandio tuvo cierta importancia, puesto que el camino de sirga en la ría era la margen derecha. Por otra parte, estos trabajos de sirga también se van a llevar a cabo en la ría de Asua.

En la ría, antes de que se empezaran a hacer los primeros trabajos de encauzamiento, la navegación era complicada, así serán los vecinos los que con sus bueyes aten una cuerda a las embarcaciones y las vayan remolcando desde las orillas.

En un principio este oficio no estaba regulado, podría ser cualquier vecino el que se acercara con unos bueyes y a cambio de un pago que se hacía directamente remolcara la embarcación por la orilla.

Será en 1796 cuando se regularice por primera vez este oficio. Así, sabemos que Nicolás de Fano dirigía una asociación de propietarios de bueyes que se ofrecerá al Consulado de Bilbao para ofrecer sus servicios. De esta forma se pasará de un trabajo libre a un trabajo contratado. En el contrato se estipulaba los bueyes que tenían que tener a su disposición cada sirguero, también se señalaba que dos o tres veces al año se revisarían los bueyes en el muelle de Axpe, y si no fueran bueyes del sirguero se les multaría. También entre las condiciones que se señalaban cabe destacar la multa de 6 ducados al sirguero, en el caso de que se pidiera por la embarcación un número de bueyes, y no estuvieran listos para el servicio, o 5 ducados en el caso de que el mozo que fuera con los bueyes tuviera menos de 18 años, si se reincidía la multa pasaba a ser de 10.

De este modo poco a poco, se va a ir estableciendo cierta política de precios y regulaciones, así entre la Casa de la Pólvora, que estaba en Lutxana, debajo del monte cabras, y el muelle de Axpe, antes de pasar se debía de dar un aviso para liberar el camino, con una multa de 2 ducados si no se avisaba, incluso de 10 si alguien pasaba después de que otro hubiera pasado. Así pues, entre el muelle de Axpe y el caserío de Pedro Ardanaz tendría que estar una persona que recibía los avisos.
Una de las principales preocupaciones era mantener el camino de la sirga disponible siempre y que no hubiera problemas con las cuerdas, que podría hacer volcar alguna embarcación. De hecho, con el paso del tiempo se pondrán guardas fijos que velarán por el mantenimiento libre del camino de la sirga
Respecto a los precios era más caro el servicio de bueyes desde el muelle de Axpe hasta los arenales de Getxo, que de Axpe a Olabeaga.

Toda esta normativa traerá como consecuencia que finalmente el control del oficio de la sirga, que en un principio había sido libre, pase a ser controlado por las autoridades, contratándose a las personas que generalmente vivían en la ribera por el Consulado.

Pero a partir de mediados del s. XIX con la entrada de barcos de vapor y la subida del tráfico fluvial por la ría, se van a llevar obras para mejorar las condiciones de navegabilidad de la ría por parte de la Junta de Obras del Puerto, como lo serán los trabajos de dragado en la zona de Axpe ante el peligroso bajo de “la roca del fraile”. En estos tiempos es cuando empieza la era industrial en Bilbao, y poco a poco va a ir desapareciendo la sirga de bueyes, pero se mantendrá los trabajos de sirga de brazo, es decir, serán las personas las que a partir de ahora vayan arrastrando las embarcaciones, y aquí serán las mujeres las que mayormente desempeñen este duro trabajo. Así muchas mujeres de Erandio, en un principio, arrastrarán tanto embarcaciones de mercancías, como de personas, con el objeto de sacarse un sobresueldo a sus maltrechas economías, puesto que pertenecían a familias pobres. A veces el arrastre de una embarcación por el camino de la ribera podría conllevar un gran esfuerzo para las mujeres, como consecuencia de alguna galerna o por el estado de las mareas en el propio fondo de “la roca del fraile”. Las condiciones de trabajo eran muy duras, además a veces si el salario que solía remunerarse inmediatamente no era suficiente, solían hacer trabajos de cargueras en el muelle de Axpe, así como en el de Lutxana.

Son tiempos en los que con la era industrial, va a producirse en toda la zona fabril y algunos alrededores, un alto índice de emigración de personas que muchas veces acabarán trabajando en este oficio, que para entonces estará a punto de extinguirse, siendo el momento final la entrada del motor de combustible en las embarcaciones.

Anuncios

Acerca de franerandio

No dejo de aprender día a día.
Esta entrada fue publicada en Históricos, Varios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s